¿Qué es el phishing?

El phishing es uno de los ciberfraudes más comunes en esta época. Aprende a evitarlo y toma medidas necesarias para protegerte.

En la era digital, pocas cosas son más preciadas que la información de los usuarios. Qué leen, qué páginas consultan, qué compran, a dónde viajan son algunos de esos datos, pero los más valiosos de todos son sus contraseñas y otras llaves de acceso a cuentas de banco, correos electrónicos, tarjetas de crédito y otras plataformas confidenciales. Uno de los muchos tipos de fraude que los ciberdelincuentes utilizan para robar esta información se llama phishing, un engaño para conseguir que des tus claves y números confidenciales.

El phishing se hace, por lo general, mediante correos electrónicos fraudulentos que muchas veces te dirigen a sitios falsos de internet que se hacen pasar por páginas fidedignas de bancos, servicios de mensajería, plataformas de pago electrónico o agencias gubernamentales, entre otros. Estos correos pueden solicitar, por ejemplo, actualizar tus datos o confirmar tu número de cuenta y tarjeta. Todo esto puede terminar en lo que se conoce como robo de identidad (aquí algunos de nuestros consejos para evitarlo).

Una de las formas más sencillas de detectar el phishing es revisar la dirección de correo electrónico desde donde se manda, pues ésta normalmente no corresponde a la empresa de la que se hace pasar el remitente —además de que, por seguridad, los bancos y otras instituciones no solicitan información personal por este medio.

 

Consejos para evitar fraudes cibernéticos a través del phishing:

    • Nunca otorgues información personal a través de un correo electrónico. Si se trata de un banco o empresa cuyos servicios ocupas, contáctalos para verificar si son ellos quienes solicitaron la información.
    • No compartas información personal, claves o números de identificación a través de redes sociales como Facebook.
    • No abras archivos adjuntos de correos electrónicos no solicitados.
    • Protege tus contraseñas y no las reveles a nadie. Cámbialas regularmente.
    • No proporciones información confidencial por teléfono, en persona o a través de un correo electrónico.
    • Checa la URL del sitio al que te dirige un correo electrónico sospechoso, ésta puede parecerse a la original, pero generalmente el nombre de la empresa o institución está mal escrita. También revisa el dominio, puede tratarse de la página de una institución gubernamental con el mismo nombre, pero que en vez de llevar .gob lleve .com, por ejemplo.
    • Mantén actualizado tu navegador, esto mantendrá al día las medidas de seguridad de la plataforma.
    • Utiliza antivirus en tu computadora regularmente.

 

376

¡Descarga nuestra app en iOS o Android y sé parte de nuestra Comunidad de Confianza!

©2020 | All rights reserved | Aviso de privacidad

maat.ai - Trust and be trusted online.