Historia Maat

Los tres data leaks más impresionantes de la historia

Read More

Julian Assange, Edward Snowden y Panama Papers... ¿Héroes de la transparencia o terroristas de la era virtual?   La era digital y el surgimiento de Internet han transformado el mundo irreversiblemente, en muchos ámbitos. Esto incluye, por supuesto, las leyes, a los delincuentes, los fraudes y los crímenes, cuya naturaleza también ha mutado: ahora los robos pueden ser no sólo de bienes materiales, sino también de información virtual. La gran cantidad de datos que circula de manera digital y su infinito valor han hecho que, desde hace relativamente pocos años, el robo de información y su mal uso estén a la orden del día —desde datos personales, hasta filtraciones de información confidencial de gobiernos y organizaciones. Así, los muchos ejemplos que hemos atestiguado en años recientes de robo y filtración de información clasificada han puesto en serios aprietos a gobiernos, bancos, organizaciones y empresas alrededor del mundo, al evidenciar verdades difíciles, robos, espionaje e información de todo tipo, sucesos que han cambiado el curso de la historia. Estos son tres de los más importantes: WikiLeaks Podría decirse que la historia de WikiLeaks y su creador, Julian Assange, fue una de las primeras y más importantes filtraciones de información de la historia, no sólo por por su alcance mediático, sino por la creación de toda una institución alrededor de ello. Se trata de una organización internacional sin fines de lucro que nació en 2007. A través de su sitio publica informes anónimos y documentos filtrados con contenido de interés público que denuncian conductas no éticas por parte de los gobiernos del mundo. Algunas de sus más importantes filtraciones han incluido información sobre los conflictos bélicos de Estados Unidos en Irak y Afganistán. Hoy, WikiLeaks está integrado por 1.2 millones de  documentos. Edward Snowden Considerada por muchos una de las filtraciones de información confidencial más importantes de la historia, es imposible hablar de data leaks sin hablar de este hombre, un ex agente de la National Security Agency (NSA) de Estados Unidos —la agencia del gobierno a la que expuso de una manera irreversible. En 2013, Snowden publicó a través de los periódicos The Guardian y Washington Post miles de documentos secretos que develaron actividades antiéticas e ilegales de la agencia en torno al espionaje de gente dentro del territorio estadounidense y también a nivel internacional; éstas incluían espionaje telefónico y a través de las búsquedas e historiales de las personas en Internet (a través de páginas como Google y Facebook). Panama Papers Cuando se habla de cantidad de documentos, los Panama Papers son la filtración más grande de información en la historia: un total de 1.5 millones de archivos. Éstos revelaron, a grandes rasgos, cómo una gran cantidad de gente adinerada de todo el mundo, evadía impuestos a través de paraísos fiscales en distintos países que se prestaban a ello. La lista incluía a 143 políticos, entre ellos el presidente ruso Vladimir Putin, el ex primer ministro británico David Cameron, el presidente de argentina Mauricio Macri y el expresidente italiano Silvio Berlusconi, entre muchos otros. La lista también expuso a una enorme cantidad de personas involucradas en la industria del fútbol (como Lionel Messi), empresarios de otros rubros y gente dedicada al crimen organizado, como el narcotraficante mexicano Rafael Caro Quintero, entre otros. Algunos nombres famosos más que han sido relacionados con estas filtraciones son el del actor Jackie Chan, algunos miembros de la familia del cineasta Stanley Kubrick, el director español Pedro Almodóvar y el músico y productor Daddy Yankee.

Una breve historia de las computadoras

Uno de los inventos más revolucionarios de la historia es la computadora, esta es su historia...   Hoy en día es prácticamente imposible imaginar nuestra vida sin la presencia del Internet, mismo que no existiría sin uno de los inventos más revolucionarios de los últimos tiempos, la computadora. Aunque parezca mentira, la computadora, o mejor dicho, los principios que la respaldan, son mucho más antiguos de lo que pensamos. Existen dos objetos de la antigüedad que son considerados sus antecedentes: el ábaco y el astrolabio. El ábaco fue usado en la antigua Babilonia, hace alrededor de 2 mil años, y es un simple marco con cuentas que pueden deslizarse de un lado a otro. Sirvió para hacer matemáticas, sumar y restar, además de llevar registros numéricos para los comerciantes. Por su parte, el astrolabio fue un instrumento astronómico que permitía a los marineros musulmanes determinar la posición y altura de las estrellas; fue usado para navegar el mar y viajar por tierra. Este objeto también es considerado una de las primeras computadoras (análogas) desarrolladas por el hombre. Según expertos, el primer responsable de construir una computadora digital fue el matemático francés Blaise Pascal, en 1642. La suya, era una calculadora que sumaba números con botones selectores y fue inventada para su padre, que se dedicaba a la cobranza de impuestos. La tecnología de su máquina sumadora se utiliza aún hoy en medidores de agua y cuentakilómetros. Un paso sustancial hacia las computadoras automatizadas fue dado cuando se creó una computadora que funcionaba con tarjetas perforadas. Fue desarrollada en 1890 por Herman Hollerith y James Powers, y fue utilizada por el departamento de censos de los Estados Unidos. La máquina podía leer la información que se perforaba en las tarjetas automáticamente, sin injerencia de un ser humano. Esto reducía dramáticamente los márgenes de error. Pronto, una empresa llamada International Business Machines (IBM) adoptó este método y produjo este tipo de máquinas con distintas finalidades. Con la Segunda Guerra Mundial se produjeron computadoras más y más complejas que fueron utilizadas, principalmente, con fines militares. Éstas se ocupaban frecuentemente para definir trayectorias y almacenar información. En 1942, John P. Eckert y John W. Mauchly, ingenieros electrónicos de la Universidad de Pennsylvania, construyeron una enorme y veloz computadora que se conoció como ENIAC (Electrical Numerical Integrator and Calculator). En la década de 1950, dos avances tecnológicos cambiaron el mundo de la computación: la memoria de núcleos magnéticos y el uso de transistores, dispositivos conductores que envían una señal de salida en respuesta a una de entrada. Esto rápidamente amplió las capacidades de memoria de los dispositivos. Estas computadoras eran enormes, muy costosas y ocupaban cuartos enteros. Las usaban empresas industriales, laboratorios y gobiernos. Veinte años después, en la década de 1970, compañías como Apple y Radioshack comercializaron computadoras personales, impulsados, en parte, por la fiebre que nació por los videojuegos. La década de 1980 vio el empoderamiento de IBM y Apple en el mundo de las computadoras personales. Desde entonces, muchas compañías alrededor del mundo han revolucionado las ciencias de la computación hasta lo que conocemos hoy: máquinas poderosas que han transformado nuestra vida, tecnologías que permiten la existencia de plataformas novedosas, como lo es maat.ai.

Nikola Tesla predijo los smartphones en 1926

 Nikola Tesla fue un visionario, entre sus muchas predicciones, estuvieron los smartphones.   Uno de los grandes logros de Nikola Tesla (1856-1943) —hoy reconocido como un misterioso genio y un visionario— fue el demostrar la comunicación inalámbrica por medio de ondas de radio en 1894. Pero sus múltiples descubrimientos, patentes e inventos lo han establecido como una mente adelantada para su época, alguien que pudo ver más allá de su tiempo y espacio, y proyectarse hacia el futuro —y que gracias a ello hizo distintas predicciones tecnológicas (como lo que hoy conocemos como teléfonos inteligentes). Tesla nació en el pueblo de Smiljan, hoy Croacia, y estudió ingeniería eléctrica en Austria, en la Universidad de Graz; se dice que fue un alumno brillante y dedicado. Más tarde, trabajaría en una compañía de telégrafos en Budapest, donde llegó a ser el jefe de los electricistas de la compañía y, más tarde, se convirtió en el ingeniero del primer sistema de telefonía del país. Fue ahí donde inventó un dispositivo que funcionaba como repetidor y amplificador telefónico. En 1882, Tesla se mudó a París donde trabajó en la famosa Compañía Edison y dos años más tarde llegó a Estado Unidos, donde desarrollaría una larga y exitosa carrera. Muchas de las teorías e inventos de Tesla terminaron por contribuir a el desarrollo de tecnologías como el radar, el control remoto, la robótica, la bombilla sin filamento (lámpara fluorescente) y avances en la física nuclear, entre otros, pero por su personalidad excéntrica y las muchas injusticias que padeció en vida, él terminó sus días en la ruina. Es probable que, de haber contado con las condiciones necesarias, este hombre nacido en lo que entonces era el Imperio Austrohúngaro hubiera podido llegar aún más lejos de lo que lo hizo. En 1926, un Tesla de 70 años fue entrevistado por John B. Kennedy en un programa de radio llamado The Collier Hour. De entre las muchas cosas que dijo entonces, el inventor predijo el futuro: habló de la importante revolución que la tecnología inalámbrica implicaba y dijo que ésta implicaría el desarrollo de dispositivos inalámbricos personales que permitieran a las personas comunicarse instantáneamente y sin importar la distancia geográfica, lo que hoy conocemos como smartphones.   Aquí una parte de la legendaria entrevista a tesla: Cuando consigamos aplicar a la perfección la tecnología inalámbrica, toda la Tierra se convertirá en un enorme cerebro, que de hecho ya es: todas las cosas como partículas de un todo real y rítmico. Vamos a ser capaces de comunicarnos entre nosotros al instante, sin importar la distancia. No sólo eso: a través de la televisión y la telefonía vamos a poder vernos y escucharnos los unos a los otros tan perfectamente como si fuera cara a cara, aunque intervenga una distancia de miles de kilómetros. Y los instrumentos a través de los cuales podremos hacer esto serán increíblemente sencillos en comparación con nuestro teléfono actual. Un hombre podrá llevar uno en el bolsillo del chaleco.   En maat.ai, consideramos la innovación uno de los elementos más importantes para la evolución de la raza humana, un medio que utilizado correctamente podría ayudarnos a vivir en mundo mejor, más justo y unificado. Por esta razón celebramos a personajes como Nikola Tesla, un genio y un gran visionario.

Breve historia de la identificación personal

Identificarse es una necesidad humana muy antigua. Esta es una breve historia de la identificación personal...   La verificación de la identidad es parte de la historia del ser humano. Ha estado ahí por milenios, como una necesidad básica para las relaciones humanas. Puede ser tan sencillo como recordar la cara de un amigo, o tan complejo como la verificación de una identidad a través de la tecnología actual usando, por ejemplo, pruebas de ADN. A continuación, una breve historia de esta práctica, desde sus inicios hasta la actualidad. Como se dijo, la primera y más básica forma de identificación personal fue el simple hecho de recordar el rostro de alguien. Esto, por supuesto, está sujeto al error humano, por lo que se inventaron nuevas maneras de hacerlo. Muchas civilizaciones antiguas recurrieron a la vestimenta y la ornamentación (joyas y accesorios) para diferenciarse, para indicar a qué grupo, tribu o clan pertenecía alguien o para evidenciar su posición económica. Las piezas de joyería utilizadas para identificarse más antiguas que se han encontrado provienen de Sudáfrica, Argelia e Israel, y tienen unos 100,000 años de antigüedad. Otra muy antigua forma de identificarse fueron los tatuajes. Los más viejos registros de tatuajes de identificación que se conocen, se hicieron en 2,000 a.C. en el antiguo Egipto. Éstos indicaban no sólo de qué familia provenía una persona, sino también su lugar en la sociedad. Con el nacimiento y evolución del lenguaje escrito, los métodos de identificación personal pasaron de recurrir al cuerpo de las personas, a registros escritos. Uno de los ejemplos más antiguos de esto son los censos hechos en la antigua Babilonia que comenzaron a hacerse en el año 3,800 a.C., aproximadamente. Estos métodos, que recolectaban grandes cantidades de información, fueron perfeccionados en épocas del Imperio Romano, cuando además de contar a la gente se inventaron documentos más específicos como los certificados de nacimiento, los títulos de propiedad de tierras y los registros de ciudadanía. Los pasaportes, sin embargo, fueron inventados en Inglaterra en el año 1414, por el rey Enrique V. Su uso era el mismo que tienen hoy, identificar ciudadanos ingleses cuando se encontraran fuera de su país; se conocían como “salvoconductos” y garantizaban la seguridad del ciudadano inglés en países vecinos, cuando el rey los expedía. Asimismo, las bases de datos gubernamentales, como las conocemos hoy, tienen su antecedente Inglaterra. En 1829 el Primer Ministro Robert Peel, a través del parlamento, dio énfasis a los registros escritos del departamento de policía, dando un número único a cada ciudadano para su registro —algo que precede a las claves únicas de registro de población. Siguiendo este ejemplo, el gobierno de los Países Bajos creó su propio sistema de números personales de identificación, y comenzaron a emitir credenciales de identificación a cada ciudadano en 1840. El desarrollo del sistema fotográfico basado en negativos y positivos de William Henry Fox Talbot en 1840 implicó el nacimiento de las credenciales de identificación personal con fotografía. Por su parte, durante la década de los 1870, Sir William Herschel revolucionó el uso de biométricos permitiendo que las huellas digitales impresas con tinta se volvieran una manera inviolable de demostrar la identidad de una persona. Ese método de reconocimiento habría de automatizarse en 1980, en Japón. Hasta este punto, todos los registros de identificación personal se hacían en papel, pero en 1977, el Gobierno de Estados Unidos comenzó a computarizarlos, algo que permitió que la información de distintas instituciones, como bancos o instancias del gobierno, pudieran guardarse en el mismo lugar, creando registros mucho más completos y dando lugar a las “tarjetas inteligentes”, documentos portables contenían una buena cantidad de información de una persona como su ciudadanía, fecha de nacimiento, firmas digitales y biométricos. Con el tiempo y gracias a la tecnología, los biométricos se convirtieron en la forma más segura de identificar a una persona. En 2004, el Gobierno de Estados Unidos desarrolló un sistema que registraba la palma entera de una persona y no sólo las huellas digitales; esto fue usado, principalmente, en el ámbito legal y de justicia. Otros avances en biométricos contemporáneos a éstos incluyen el uso de reconocimiento de voz, de iris, facial, de ADN, geometría de las manos y patrones vasculares. La difusión a nivel mundial del internet, además, vio el nacimiento de la identificación en varios pasos, que generalmente incluye algo que sólo el usuario posee y algo que sólo él sabe. También puede incluir tokens, biométricos o mensajes SMS. Hoy en día existe la identidad virtual o digital, quizá una de las formas más recientes de identificarnos. Ésta implica verificar quiénes somos a través a través de la tecnología: documentos virtuales, contraseñas, huellas digitales y biométricos. La plataforma de maat.ai nació para hacer de los trámites de identificación procedimientos más fáciles y siempre seguros; te da la posibilidad de almacenar tus documentos de identificación personal certificados y compartirlos de manera fácil con un simple click, con todas las medidas de seguridad imaginables. Si deseas una vida más sencilla en la que los trámites burocráticos de identificación, las largas filas y las pérdidas de tiempo desparezcan, acércate a nosotros…

¡Descarga nuestra app en iOS o Android y sé parte de nuestra Comunidad de Confianza!

©2020 | All rights reserved | Aviso de privacidad

maat.ai - Trust and be trusted online.